Los Charrúas se dedicaban principalmente a la caza.
Al introducir los españoles los caballos, los Charrúas se adaptaron a la equitación, amansamiento de animales y el uso del lazo. Se dice que los charrúas eran hábiles jinetes.

Esta ilustración no representa indios Charrúas en sí, sino guerrerros Guaycurús. Sin embargo, nos dan una buena idea de la táctica charrúa de cabalgar de costado para pasar desàpercibidos y evitar el fuego enemigo. Esta táctica recibió el nombre de "ataque a la usanza charrúa".

Usaban arcos cortos y flechas de punta de piedra, también utilizaban boleadoras de dos o tres bolas, dardos arrojadizos (azagayas), rompe-cabezas, hondas y mazas.
Todas sus armas que se han encontrado en excavaciones arqueológicas realizadas en nuestro territorio, eran construidas con piedras:

1, 2 y 3- eran rompecabezas de piedra pulidos. Algunos de ellos se insertaban en el extremo de un palo duro, como martillos de piedra.
4 y 5- Eran rompecabezas arrojadizos. Estas armas eran temibles en manos de los indígenas, especialmente si alcanzaban en la cabeza, aún con casco, podían ser mortales.

Las puntas de las lanzas y de las flechas las tallaban en piedra y las insertaban en un asta de madera.
Las boleadoras consistían en piedras, envueltas en cuero de lagarto y unidas a tientos de cuero resistente. Este elemento, se usaba como arma contra jinetes haciéndolo girar rápidamente sobre la cabeza y arrojándolo; las bolas giraban por el aire y podían enredarse en las patas de los caballos, que caían al suelo. Las boleadoras más pequeñas las usaban contra los ñandúes.

 

Página anterior: Vivienda Página siguiente: Cerritos